Blogia
M

suerte (cuento)

Era muy temprano y hacía bastante frío cuando E. salió de su casa dirigiéndose al bar más cercano, que se encontraba a unos pocos metros. El sol, impertinente, mostraba los más horrendos detalles de las personas con las que se iba encontrando por el camino, lo que le hizo sentirse abrumado, algo asustado en aquel espéctaculo exhibicionista. Se tranquilizó cuando llegó al bar, un agujero grasiento, poco iluminado y en el que surgía una densa niebla conforme avanzaba el día, producto de las comidas y los cigarros y en la que E. se perdía a sus anchas. Mientras tomaba café (y puesto que no tenía otra cosa que hacer) dirigió su mirada hacia la vieja máquina tragaperras del fondo, como hacía cada día. Tenía luces por todos los lados, con colores muy llamativos pero nada sugerentes, pensó. Parpadeando, la palabra suerte aparecía y desaparecía en la pequeña pantalla. Nunca antes se había molestado siquiera en leerlo y no le extrañó; se sintió ligeramente superior al pensar cómo podía una persona dejarse llevar por una tentación tan absurda presentada además de manera tan pobre, hasta el punto de perder el dinero y en ocasiones la cabeza. En su miseria no podía permitirse el desliz de confiar en la suerte, de crear buena suerte para él. Había visto a muchos hombres corromperse acompañados por la fortuna, amigos que en un momento dado se habían olvidado de todo cegados por el triunfo. E. no se consideraba un hombre afortunado (porque no lo era), pero de alguna forma se sentía satisfecho: creía que lo que debía hacer era luchar contra todo aquello que podía hacerle creer en que la suerte existía y aun en que él mismo podía manejarla; y lo estaba consiguiendo.

(escuchando: nada)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

16 comentarios

budoson -

qué puedo decir? es viernes santo

juglar103 -

Lo peor que podría ocurrirle es que se dejara vencer por la tentación de creer en la suerte, y cuando se apercibiera, renegar de su mala suerte en su lucha contra la suerte. (A la contra de los tarogramas)

taro -

¿Encuestador? A ver lo que preguntas....

budoson -

gracias!

Anónimo -

Qué te vaya bien con las encuestas.

budoson -

claro, je, un desliz... de todas formas no te creas que estoy muy satisfecho eh? es lo que tiene trabajar bajo presión ;-P. espero mejorar en próximas entregas de vuestra iniciativa. hay que hacer algo grande! algo que se vea, coño!
en otro orden de cosas, puede que el blog permanezca discretamente desatendido una vez más por unos días: mañana me pongo en formato encuestador loco intensivo.

Anónimo -

jajaja, econñómico,ha sido un desliz. económico.

pluralunity -

¡¡¡¡que alegria tan grande Monti!!! que sorpresa entrar y encontrarme con esto! proximamente tendremos la primera entrega y tu estas incluido, QUE SUERTE LA TUYA!jeje, ya te avisaré. Por cierto, ¿para ti la suerte solo es un concepto econñomico, fortuna?

budoson -

...let me get what i want

taro -

jajaja. pos eso, please, please. please....

budoson -

para mi es un poco más difícil entararme de las cosas. y eso que estoy oyendo mucho a los smiths últimamente.

taro -

Pos taro ;P
Aunque a veces también me enBudo ;PPPP

budoson -

no has podido hacer un comentario más acertado taro, creéme.

taro -

Pobre E. ¿Te imaginas que lo consiguiera por suerte?
Seria su muerte.

budoson -

básicamente se trata de eso.

Anónimo -

Miserias humanas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres